Saltar al contenido

Reciclan el material particulado de los escapes de los motores en tintas

Reciclan el material particulado de los escapes de los motores en tintas

Startup innovadoras
Reciclar la contaminación del aire para hacer arte

El sistema captura el material particulado del caño de escape de los motores y lo convierte en tintas y pinturas.

El hollín se compone de pequeñas partículas negras, de aproximadamente 2,5 micrómetros o menos, hechas de carbono producido por la combustión incompleta de combustibles fósiles. Respirar las partículas puede provocar daño pulmonar, cánceres y otras afecciones.
Un documento en 2015  de la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia estimó que en 2013 más de 5.5 millones de personas en todo el mundo murieron prematuramente a causa de la contaminación del aire.
Después de años de investigación y desarrollo, la empresa Graviky Labs, desarrolló una tecnología que se conecta a los sistemas de escape de los vehículos,  luego tratan el hollín para convertirlo en tinta. La marca de la tinta es Air-Ink, y promueven su uso de esta tinta para artistas de todo el mundo.

Hasta ahora, la startup, que está piloteando comercialmente sus dispositivos KAALINK para su uso en generadores diesel en toda la India, ha capturado 1,6 mil millones de microgramos de material particulado, lo que equivale a limpiar aproximadamente 1,6 billones de litros de aire exterior. Se han cosechado más de 200 galones de Air-Ink para una comunidad en crecimiento de más de 1,000 artistas, desde Bangalore hasta Boston, Hong Kong y Londres.
“Menos contaminación, más arte. Eso es lo que estamos buscando “, dice Sharma.
Reciclaje de hollín

KAALINK es un dispositivo cilíndrico que se adapta a los sistemas de escape de los motores y depende de la electricidad estática, un fenómeno en el que los materiales energizados atraen partículas. Dentro del dispositivo hay cartuchos con plasma de alta energía. Un voltaje aplicado provoca que el plasma atraiga las partículas de hollín sin afectar el sistema de escape.
Los usuarios luego vacían los cartuchos desechables en unidades especiales de recolección de Graviky Labs, donde se envían directamente al laboratorio para el inicio de su tratamiento. Este sistema, inventado conjuntamente por Nitesh Kadyan y Nikhil Kaushik, elimina los metales pesados ​​y las toxinas para crear tinta de aire utilizable.

Graviky vende principalmente el filtro a empresas y organizaciones en la India para capturar hollín de los generadores que alimentan a los hospitales, centros comerciales, escuelas, complejos de apartamentos y otros edificios. Las empresas también han intentado actualizar los generadores diesel con KAALINK para que sean carbono neutral. Graviky luego vuelve a comprar las partículas capturadas a los propietarios de estos motores para incentivar la captura de la contaminación.

En la página de Facebook de Graviky Lab hay fotos de arte hechas con Air-Ink y pintura, incluidos retratos, murales callejeros, body art, bocetos y estampados de ropa. En Londres, un mural Air-Ink se presentó durante varias semanas en Piccadilly Circus, y el Museo de la escritura de la ciudad tiene una exposición permanente en Air-Ink.

El uso de Air-Ink, también tiene un significado personal para el artista de Katmandú. “Estoy recogiendo residuos de un lugar cercano a mi ciudad natal y estoy creando algo hermoso”, dice Shrestha, quien también es fundadora y asesora principal del Museo de Arte Infantil de Nepal. “Mi trabajo está inspirado en la cultura y el idioma nativo de mi ciudad natal y Air-Ink agregó otra capa de conexión a mi lugar de origen”.

Fuente MIT News
http://news.mit.edu

Close