Saltar al contenido

Diseñan un chip con Sinapsis artificial

Diseñan un chip con Sinapsis artificial

Logran mejorar la sinapsis artificial

Al mejorar la sinapsis artificial se podría reemplazar una supercomputadora de inteligencia artificial, por un dispositivo del tamaño de una uña, que además consumiría 1000 veces menos energía

En lugar de trabajar de manera binaria on / off, este chip funciona de forma analógica, lo que permitiría procesar millones de flujos de cómputos paralelos.
El proceso es parecido al de las neuronas que se activan de diversas maneras según el tipo y la cantidad de iones que fluyen a través de una sinapsis. 
La sinapsis artificial puede controlar con precisión la fuerza de una corriente eléctrica que fluye a través de ella.

La investigación fue dirigida por Jeehwan Kim, el Profesor Auxiliar de Desarrollo de Carrera de la Clase de 1947 en los departamentos de Ingeniería Mecánica y Ciencia e Ingeniería de Materiales, y un investigador principal en el Laboratorio de Investigación de Electrónica y Laboratorios de Tecnología de Microsistemas del MIT. Sus coautores son Shinhyun Choi (primer autor), Scott Tan (primer autor), Zefan Li, Yunjo Kim, Chanyeol Choi, y Hanwool Yeon de MIT, junto con Pai-Yu Chen y Shimeng Yu de la Universidad Estatal de Arizona.

Desde la izquierda: los investigadores del MIT Scott H. Tan, Jeehwan Kim y Shinhyun Choi Imagen: Kuan Qiao

La mayoría de los diseños de chips neuromórficos han intentado emular la conexión sináptica utilizando dos capas conductoras separadas por un material amorfo que hace de “medio de conmutación” que emula la sinapsis. Al aplicar una tensión, los iones deben moverse en el medio de conmutación para crear filamentos conductores. El problema es que es difícil predecir el flujo de los iones, porque la falta de uniformidad del material les crea  múltiples rutas.  

Este proyecto reemplaza el material amorfo por silicio monocristalino, un material conductor libre de defectos. El objetivo era encontrar un material, a través del cual los iones podrían fluir de manera predecible.
Se comenzó con una oblea de silicio, porque microscópicamente tiene un patrón de alambre enrejado, Luego desarrollaron un patrón similar de germanio de silicio, en la parte superior de la oblea de silicio. El enrejado de germanio de silicio es ligeramente más grande que el del silicio. En conjunto, los dos materiales perfectamente incompatibles pueden formar una dislocación en forma de embudo, creando un único camino a través del cual pueden fluir los iones.

Fuente: MIT News

 

 

Close